Roma y sus diez secretos

Piensa un destino que sí o sí tienes que ver antes de morir ¿Lo tienes? Seguro que muchos de vosotros habéis pensado en la capital italiana, la bella ciudad de las siete colinas. Conocer Roma puede parecer una tarea inabarcable, que no imposible. Por eso, hoy no nos lo pensamos dos veces y  te desvelamos 10 de sus mejores secretos, para que tu amor por la Ciudad Eterna comience hoy mismo:

Roma

  • ¿No es un poco peculiar el trazado de la Piazza Navona? Efectivamente, dicha plaza se erige sobre el antiguo Estadio de Domiciano, de ahí su forma curva y sus dimensiones.  En el siglo XVI, para evitar el intenso calor de la capital en los meses de verano, el papa Inocencio X decidió recuperar el estadio original y sus actividades acuático-deportivas. Para ello, mandó que la plaza fuera inundada como ya se realizaba durante las celebraciones romanas. Con los siglos, la plaza fue modificando su aspecto y las casas fueron ocupando el antiguo espacio reservado a las gradas, hasta alcanzar su bello aspecto actual.

Piazza Navona

  • Y si hablamos de la Piazza Navona, no podemos olvidar a dos grandes artistas italianos: Borromini y Bernini, maestros del barroco y enfrentados en vida. Su rivalidad llegó al extremo con el diseño y realización de la Fontana dei Quattro Fiumi que adorna la parte central de la plaza. A pesar de idear la fuente, Borromini fue eliminado del proyecto del papa Inocencio X, poniendo a Bernini en su lugar. De esta forma, Bernini esculpió a los 4 colosos que representaban los 4 ríos más importantes del planeta en aquel momento (siglo XVII): el Ganges, el Danubio, el Nilo y el río de la Plata. Cuenta la leyenda, que la posición de la escultura del Río de la Plata con el brazo tapándole los ojos no es casual, sino que es un guiño al enfrentamiento de los artistas. Así, Bernini no querría “ver” la fachada curva de la Chiesa di Sant ‘Agnese in Agone realizada por su competidor Borromini, y que se encuentra justo enfrente de la fuente. Sin embargo, pese a todo lo que se ha dicho sobre este misterio, os desvelaremos la verdad: la iglesia de Santa Inés se construyó justo después de la fuente de Bernini.

Bernini contra Borromini

  • Existe una iglesia en Roma dedicada a la muerte. Se llama Santa Maria dell’Orazione e Morte, que significa literalmente “Santa María de la Oración y la Muerte”. Su congregación lleva recogiendo y enterrando más de 8.000 muertos abandonados en las calles, en el río Tíber o en alguna batalla desde el siglo XVII. Es por ello que el templo lo decoran calaveras, esqueletos enterradores y relojes con alas…porque como todo el mundo sabe, el tiempo vuela…

Santa Maria dell'Orazione e Morte

  • Seguro que te habrás preguntado porque existe una plaza en Roma con el nombre de Piazza di Spagna. La respuesta a este nombre es bien simple: justo en dicho lugar se encuentra, desde el siglo XVII, la embajada española en Roma. Es más, muchos la consideran la embajada más antigua del mundo. Imprescindible subir y bajar sus escaleras, uno de los clásicos más fotografiados de la ciudad. Un consejo, visitarla sobre todo en verano y primavera, cuando se colocan flores en las barandillas de la escalinata como adorno.

Piazza di Spagna

  • No todo el mundo sirve para convertirse en uno de los peculiares miembros que forman parte de la Guardia Suiza Pontificia. No sólo tienes que ser soltero, tener entre 19 y 30 años y ser católico. Además, deberás soportar las miles de fotografías que los turistas te harán por vestir el original uniforme que Miguel Ángel creó, utilizando los colores del papa Julio II: morado, rojo y amarillo. Aderezado todo ello con una simpática gola, coraza y boina. Sin embargo,  esta famosa prenda no se utilizó hasta el siglo XIX, cuando fue recuperado el diseño del terrible florentino en sustitución del anterior, que era mucho más lúgubre. El causante de tal decisión, un comandante de la guardia llamado Jules Répond.

Guardia Suiza

  • ¿Sabes que aún está en pie el primer puente que se construyó en piedra sobre el río Tíber? Es el Puente Emilio, más conocido como Ponte Rotto (porque sólo mantiene uno de sus arcos), que fue destruido en el siglo XVI, concretamente una crecida fue la causa de su derrumbe en 1598. Ya en el siglo XIX se demolió entero, salvo el pequeño trozo que aún recuerda su pasado dorado.

Ponte Rotto

  • Si hay una cúpula que provoque total admiración a genios del arte y de la arquitectura no puede ser otra que la del Panteón, con casi 2.000 años de historia. ¿Y la maravilla dónde reside? Pues en que su diámetro posee la misma longitud que la distancia entre el suelo y la cúpula. Además, en uno de sus nichos se encuentran  los restos de uno de los grandes genios del Renacimiento, el famosísimo Rafael. Sin embargo, la cúpula del Panteón tiene una seria rival en fama: la cúpula de San Pedro, otro prodigio arquitectónico creado por el gran Miguel Ángel, que, con sus más de 136 metros, ostenta el título de la más alta del mundo.

Cupula Panteón Roma

  • Fue Bernini el que diseñó los ángeles del Puente de Sant’Angelo, construído en el siglo II d.C y que une el Mausoleo del emperador Adriano y el Campo de Marte. Pero como todo artista multidisciplinar y terriblemente ocupado, sólo uno de los ángeles salió de las manos del propio Bernini. Lo descubriréis fácilmente, es el que porta en sus manos la corona de espinas de Cristo. Pero ¡ojo! En el puente no se encuentra el original, que permanece guardado en la Iglesia de Sant’Andrea delle Fratte.

Puente de Sant’Angelo

  • Y seguimos hablando del gran artista Bernini, porque no podemos separar Roma de su legado artístico. Tenemos un truco para ver las filas de columnas de la Plaza de San Pedro que diseño el maestro barroco como nunca antes las habías visto. Si nos situamos en la placa que marca el kilómetro cero de la columnata (el llamado centro del colonato) que se encuentra cerca del obelisco central de la plaza, las columnas situadas de cuatro en cuatro, se alinean en una.

Columnata San Pedro

  • San Juan de Letrán, la archibasílica de Roma y su actual obispado, fue durante un tiempo Santa Sede, gozando de la categoría de suelo pontificio a pesar de estar fuera de la Ciudad del Vaticano. Tras el Papado en Aviñón, de 1309 a 1377, los papas se establecieron en el Vaticano, acabando así una tradición de (casi) 1000 años. Sin duda, imprescindible visitar su interior, con sus colosales estatuas de los doce apóstoles y su espectacular decoración barroca realizada, como no, por el maestro Borromini. Se mantiene parte de la construcción original, donde destacan sus mosaicos y ese baldaquino que no tiene nada que envidiar al de San Pedro. Un secreto, según cuenta la tradición, es en dicho baldaquino donde se conservan dos grandes reliquias: las cabezas de San Pablo y San Pedro.

San Juan de Letrán

Si quieres más información de Roma, no os perdáis la web de Turismo de Italia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s