Bután: El reino del dragón

 Cuenta la leyenda que los truenos son la voz de los dragones rugientes, y de ahí que Bután sea conocido como la tierra del dragón de truenos. Una pequeña nación situada al sur de Asia entre las grandes potencias de India y China y localizada en la cordillera del Himalaya, nos ofrece, en el corazón del país, grandes paisajes y monasterios budistas, rodeados de una sociedad singular, calmada y sonriente, que conserva tras muchos años sus tradiciones de manera intacta.

HaaValley

Como si se tratara de un tesoro escondido, el lugar no es muy accesible para los turistas (el número a lo largo del año es similar al de 4 días en el Museo del Louvre), con la intención de salvaguardar las influencias de occidente. Nosotros no queremos que os dejéis ningún rincón sin descubrir así que… ¡vamos a visitarlo con nuestro tour exclusivo!

Un lugar donde se respira la calma por todas partes, mantienen un gran respeto por la tierra, sus aguas permanecen cristalinas y sus montañas verdes. Es además el único país del mundo que mide su bienestar por el índice de felicidad interior bruta, algo que existe desde 1972, cuando Jigme Singye Wangchuk (cuarto rey dragón), decidió medir el compromiso del país, construyendo una economía basada en el principio budista de que la sociedad avanza cuando el desarrollo espiritual y material están complementados.

Lo que seguro que no encontraremos serán semáforos, ya que no forman parte de la estética del país. Además, hasta 1999 no llegó la televisión y hasta 2004, estaba prohibido fumar tabaco, al igual que lo están hoy día las bolsas de plástico, por razones ecológicas.

Otra de las características que nos indican que hemos llegado a Bután, son sus edificaciones, basadas en puertas y ventanas ornamentadas, con símbolos mágicos que permiten alejar a los malos espíritus. La arquitectura jong o dzong, también es muy característica del lugar, ya que es el nombre que reciben las fortalezas-monasterio de las regiones del sur del Himalaya: fortificaciones con fines militares, religiosos budistas y administrativos.

monasterio-taktshang-goemba

Uno de estos grandes ejemplos arquitectónicos que no podemos dejar de visitar, es el Monasterio Taktshang. Situado en la zona alta del valle de Paro, es posiblemente el símbolo cultural más famoso del país. Cuenta la leyenda local que  el gurú voló hasta aquí desde el Tíbet, en la parte trasera de una tigresa, lo que da su otro nombre al lugar (Nido del Tigre).

Antes de viajar al país, debéis tener en cuenta que el clima es muy variado dependiendo de la zona: subtropical en la planicies meridionales; inviernos frescos y veranos calurosos en valles centrales; y en la zona del Himalaya, gélidos inviernos y frescos veranos. La moneda de Bután es el ngultrum.

takin

El símbolo y animal nacional del país es el takin (mitad vaca y mitad carnero) y el plato típico, que debéis probar durante vuestra visita, es el ema datshi, un plato picante a base de queso y chiles.

Para culminar nuestra visita, el espectáculo de la gacham (danza sagrada con máscaras), es digno de admirar. Bailarines con trajes de vivos colores,hábitos monásticos y máscaras de madera con animales reales o mitológicos, nos interpretan bailes que van adquiriendo poco a poco gran fuerza y ritmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s